Terapia pareja

¿Cómo hago para evitar caer en una relación tóxica?

By 23 abril, 2019 No Comments

Conoces a un chico o una chica, un hombre o una mujer, os lo pasáis bien, empezáis a intimar, empezáis a salir, te enamoras y te sientes la persona más feliz del mundo. Sin embargo, poco a poco empieza a haber problemas: demuestra ser una persona celosa, se enfada cada vez que sales con tus amistades, discute de forma continua, habla mal de tu familia… Si esto te ha pasado, sin duda conoces lo que es una relación tóxica.

Ya te hemos hablado de problemas y soluciones en las relaciones de pareja, te añadimos unos cuantos enlaces a otras entradas al respecto que pueden ser de tu interés:

Volviendo a las relaciones tóxicas, es normal que con el paso del tiempo dejemos de idealizar a la persona que tenemos a nuestro lado y empecemos a verle defectos que en las primeras fases de la relación no conocíamos. Ahora bien, si esos “defectos” no son meros inconvenientes como que nuestra pareja es impuntual, o no es detallista…. sino que van más allá, entonces es bueno plantearnos qué esta pasando en la relación.

Para hablar de relación tóxica tiene que darse que una de las dos personas (o ambas) esté viviendo en constante malestar. Esto puede producirse por comentarios hirientes, el uso del sarcasmo o de la ironía que poco a poco puede “minar” la relación… pero también a través de comportamientos como los celos excesivos o la “envidia” dentro de la pareja. Si sientes que compites con tu pareja, que le hace infeliz tu felicidad, que te tiene envidia, o que no sabe pedir perdón la relación en lugar de sumar, resta.

 

relacion toxica

La dependencia

Otra de las situaciones que puede hacer que la relación se considere tóxica es la dependencia. ¿Sientes que tu pareja depende de ti o tú de ella? ¿Tal vez ambas? La imposibilidad de no poder tener una vida social al margen de nuestra pareja como, por ejemplo, ir al cine con las amigos o a un concierto o a cenar, pueden ser síntomas claros de que existe una relación de dependencia que puede no ser sana.

¿Cómo saber si seguir o romper?

En ocasiones, lo mejor que se puede hacer ante una relación que realmente resulta tóxica es dejarla. Sin embargo, a veces, el nivel de dependencia es tal que es muy difícil siquiera concebir esta idea. En otras ocasiones, en cambio, hay un amor verdadero y genuino que existía desde antes de que se instalase en nuestras vidas esta toxicidad y que hace que sea deseable apostar por reconstruir y reconducir la relación hacia una perspectiva más sana.

Decidir no es nunca fácil en el amor (ni en casi nada), un profesional como un psicólogo puede ayudarnos a ver desde fuera y con perspectiva las cosas y aportar claves para mejorar la relación. Desde luego, lo ideal es realizar la terapia en pareja para poder estudiar cada relación en particular y así ver la manera en la que podemos encontrar soluciones sanas.

¿Cómo evitar una relación tóxica?

Desde luego, siempre puedes acudir a la consulta de un especialista que nos pueda guiar y nos aporte una visión desde el respeto, la distancia emocional y profesional. No obstante, hay muchas cosas que podemos hacer para evitar una relación tóxica.

  • Autoestima: Tener una buena autoestima es muy importante para evitar caer en una relación nociva. Al tener una autoestima baja podremos acabar cayendo en dinámicas de dependencia.
  • No aislarse: También es muy importante en una nueva relación no aislarse de nuestro entorno al conocer a la otra persona. Con frecuencia pensamos que no necesitamos a nadie más que al otro para ser felices y eso nos acaba alejando de familiares y amigos. Es algo que es mejor evitar.
  • Tener opiniones externas: “El amor es ciego” dice el popular adagio… pero nuestros amigos, familiares y nuestro psicólogo no lo son. Si nos advierten de que hay algo “raro” en nuestra pareja es quizás mejor que vayamos con cuidado.
  • Ir con cuidado: Es un error común de muchas personas lanzarse de cabeza a una relación y dejarse llevar por la pasión inicial. Si vamos paso a paso podemos involucrándonos en ella poco a poco y siendo conscientes si aparecen síntomas de que algo no funciona.