Trastornos conducta alimentaria

Los trastornos de la conducta alimentaria. Anorexia y Bulimia.

By 6 noviembre, 2012 2 Comments

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), entre los cuales está la Anorexia y la Bulimia, son enfermedades mentales de gran relevancia social debido, principalmente, a sus graves repercusiones físicas, psicológicas y sociales. Constituyen hoy en día la tercera enfermedad crónica entre la población femenina adolescente juvenil de las sociedades desarrolladas y occidentalizadas.

Son trastornos que se caracterizan por la adopción de conductas anómalas en la alimentación y por la insatisfacción ante la propia imagen corporal. La persona que las padece come poco o compulsivamente hasta hartarse, hace ejercicio de forma exagerada, abusa de los laxantes o toma diuréticos, siempre con el deseo exagerado de ser delgada.

Están causados por la combinación de factores (psicológicos, biológicos, sociales y culturales) que hacen que la persona llegue a perder el control sobre su cuerpo, su mente y su conducta. Las personas que los padecen tienen el objetivo  de adelgazarse pero nunca se ven lo suficientemente delgadas, se aíslan, se vuelven inseguras y tienen una autoestima muy baja, pero les cuesta reconocer que algo va mal.

La Anorexia nerviosa se caracteriza por llevar una dieta restrictiva con el deseo de llegar a un peso por debajo del normal y mantenerlo. Esta perdida  de peso en un inicio es voluntaria, pero después la persona llega a perder el control sobre su cuerpo.

La Bulimia Nerviosa se diferencia de la anorexia por la adopción de conductas de purga (vómitos, ejercicio excesivo, uso de laxantes…), tras episodios de atracón (sobre ingesta compulsiva), con la única finalidad de no aumentar de peso o disminuirlo.

Los TCA producen alteraciones biológicas y psicológicas importantes en las personas enfermas, además de ocasionarles graves procesos de desadaptación a su entorno, que afectan sus relaciones sociales y alteran seriamente sus relaciones familiares.

Es necesario estar alerta ante determinados tipos de comportamientos o señales que pueden hacer sospechar de la presencia de un TCA, ya que se diagnostica y se trata precozmente la recuperación es más fácil y rápida.

Algunas señales de alarma que pueden indicar la presencia de un TCA serían:

  •  Pérdida de peso injustificada o detección del aumento.
  • Extrema preocupación por la figura y el peso, con miedo exagerado respecto al sobrepeso.
  • Seguimiento injustificado de dietas restrictivas y sin control médico.
  • Comportamientos alimentarios extraños.
  • Encerrarse en el baño sistemáticamente después de cada comida.
  • Sentimiento de culpa por haber comido.
  • Preferencia por comer sin compañía.
  • Ausencia inexplicable de la menstruación
  • Percepción errónea de tener un cuerpo gordo
  • Intentos de esconder el cuerpo utilizando ropa amplia.
  • Uso del ejercicio excesivo para adelgazarse.
  • Complicaciones físicas de las conductas de purga (vómitos, laxantes, diuréticos…)
  • Disminución de las relaciones sociales, con tendencia al aislamiento.
  • Insatisfacción personal constante.
  • Estado depresivo e irritable, con cambios de humor frecuentes.
  • Abandono de tareas y responsabilidades.

¿Qué podemos hacer ante un caso de sospecha?

En función de la edad de la persona, es necesario consultar a su pediatra o médico para poder realizar un diagnóstico. Si la persona se niega a recibir ayuda y tratamiento porque considera que no padece ninguna enfermedad es importante hacerle ver la gravedad de los riesgos físicos, psicológicos y sociales a los que se expone y la necesidad de seguir un tratamiento especializado. Los TCA son enfermedades que implican graves consecuencias y riesgos para la persona y requieren de tratamiento profesional. En la mayoría de los casos es conveniente, combinar el tratamiento médico con el tratamiento psicológico. Los psicólogos con formación y experiencia en éste ámbito, pueden ser de gran ayuda en la prevención y tratamiento de los trastornos de alimentación.

Autora psicóloga Cristina Príncipe

 

2 Comments

Leave a Reply