Terapia GestaltTerapia pareja

La madurez en la pareja

By 10 junio, 2015 No Comments

Se identifica a menudo el estar en pareja como un índice de éxito en la vida y de logro de la felicidad, es un vínculo que nos atrae poderosamente. Nuestra condición de mamíferos hace que en determinado momento necesitemos el establecimiento de la relación tanto para ser cuidados como para crear y cuidar más vida, vida más allá de nosotros.

En realidad, la mayoría de las personas no concebimos la vida en solitario y se nos educa y condiciona para desear estar en pareja y formar nuestra propia familia de una forma predeterminada.

Socialmente recibimos constantemente aportes externos sobre como debe de ser esta relación, sus requisitos, lo que podemos y debemos pedirle: fidelidad, perdón, cuidado, hijos, amor incondicional, felicidad… En una pareja encontramos dos personas provenientes y pertenecientes a dos sistemas familiares distintos, cada cual con sus influencias, creencias, vivencias anteriores y códigos de lealtad propios. Hallamos en cada uno de nosotros tanto nuestro bagaje vital con nuestra familia, entorno y anteriores parejas, como todo aquello que se nos ha transmitido en forma explícita.

Tendemos, una vez en la vida adulta cuando el vinculo con los padres cambia, a buscar un sustituto de los seres omnipotentes que identificamos con los padres, y lo buscamos en la pareja. Muchas veces se trata de las expectativas infantiles de tener alguien que nos proteja y que se responsabiliza de nuestra propia existencia y de nosotros mismos.

Sin darnos cuenta con esta dinámica, no sólo deterioramos aquello que hayamos construido sino que impedimos el desarrollo del espacio de crecimiento que es la pareja: un espacio en el que vamos a ser confrontados, que requerirá que hagamos ajustes y que tengamos en cuenta los ajustes del otro, que también está en cambio, en su propio camino de evolución personal. Suele suceder que poco a poco nos construimos una imagen estática de nuestra pareja y a acabamos construyendo una relación basada en ésta imagen, lo que nos aleja del contacto real con el otro.

De la demanda a la responsabilidad. El niño necesita que el cuidador haga las cosas por él. Madurar consiste en asumir que la satisfacción de nuestras necesidades es nuestra responsabilidad y depende en gran parte de nosotros mismos. Madurar es comprender que en nuestra propia persona se halla lo que necesitamos para hacerlo, y actuar tomando la responsabilidad de llevar a cabo lo que sea necesario.

La falta de madurez puede afectar gravemente a las relaciones de pareja, ya que pedimos al otro que interprete y resuelva nuestras necesidades, le hacemos responsables de nuestro bienestar y de nuestra felicidad. Pero el resultado es la transferencia de una responsabilidad injusta e imposible de asumir, ya que nadie que no seamos nosotros tiene la capacidad para hacernos felices; el otro puede sumar, pero no resolver.

Así que estamos abocando la relación al fracaso, si le seguimos exigiendo lo que no nos estamos exigiendo a ni nosotros mismos. En forma inversa, podemos asumir el papel de salvador y cuidador hasta un punto asfixiante y que genera deudas inasumibles en el otro: nos damos tanto, nos sacrificamos tanto, vivimos tanto para y por el otro, que lo hacemos sentir en permanente déficit en la relación, incapaz de igualar o superar lo recibido.

La madurez de las personas en pareja aporta no sólo mutua compañía, sino también acompañamiento en las alegrías conjuntas e individuales, un espacio dónde poder confiar plenamente que en nuestras virtudes y defectos, en nuestros errores y aciertos, es en nuestro más íntimo trato que el otro va a reconocernos y a acogernos.

Mirándonos el uno al otro a cada paso como si nos viéramos por primera vez, observando los matices que la vida nos aporta, queriendo comprender y amar lo que estamos construyendo en un continuo devenir, así iremos madurando juntos a diario. Hasta dónde sea que el camino nos lleve.

Nuestro equipo de Psicólogos en Barcelona, especialistas en terapia de pareja y terapia familiar, te ofrecen una visita gratuita para consultar tus dudas.

Leave a Reply