Skip to main content

Ya te hemos hablado otras veces de la comunicación en pareja, si quieres más información puedes visitar posts como:

¿Cómo puedo establecer acuerdos con mi pareja?

Todos tenemos sueños que perseguir y metas que alcanzar. La vida es un largo camino lleno de aventuras, el cual se puede transitar de la mano de alguien, un compañero o compañera. Y esa es precisamente una de las claves, que seamos buenos compañeros. Para que esto sea posible, es imprescindible que hagamos una pausa y pongamos en su lugar aquellas cosas que se han salido de su sitio, entre lo cual se encuentran los acuerdos de pareja. Estos “contratos” de palabra nos permitirán tener nuestro propio espacio, realizarnos como personas y a nivel profesional, y sentirnos plenos, al tiempo que conservamos el amor en nuestra existencia. Veamos de qué forma podemos lograr dichos acuerdos de forma efectiva y sin que nuestra pareja se sienta desplazada.

Principios básicos para llegar a acuerdos con nuestra pareja

blankApelar a la empatía: tratar de ver el mundo desde la perspectiva de nuestra pareja nos ayudará a comprender el porqué del acuerdo al que quiere llegar. Debemos tomar en cuenta que cuando existe la necesidad de llegar a un arreglo, es porque la pareja no está llegando al entendimiento mutuo ideal. Por lo tanto, será necesario que nos movamos de nuestra postura para captar la esencia del reclamo del otro.

Por ejemplo, si nuestro compañero/a de vida nos pide cierto espacio personal, no debemos tomarnos esto como algo personal contra nosotros, en especial si no somos personas dependientes y con tendencia al apego. Lo que nos ayudará en este caso es ver la realidad desde el punto de vista de una persona que necesita estar consigo misma para sentirse completa y poder darnos a nosotros lo mejor de sí.

Desterrar nuestro espíritu combativo: la naturaleza humana nos lleva a ponernos a la defensiva ante situaciones que no lo ameritan. Es algo instintivo, ya que viene de nuestro pasado primitivo, momento en el que no contábamos con las herramientas psicológicas de hoy en día. Afortunadamente, ahora es posible saber cómo funciona nuestra mente y, por ende, encaminarnos hacia el lado que más nos convenga.

Cuando nuestra pareja nos aborda para decirnos que necesita hacer un acuerdo con nosotros, la primera reacción que solemos tener es la de defendernos. Creemos que lo que está buscando es cambiarnos, cuando en realidad lo que busca es que la relación funcione mejor. Por lo tanto, olvidarnos de nuestro espíritu combativo nos permitirá generar el clima propicio para que la otra persona se exprese y diga lo que necesita. De esta forma estaremos colaborando tanto con nuestro compañero como con la relación que nos une.

Permitirse el tiempo necesario: hacer un acuerdo no es lo mismo que elaborar la lista para el supermercado decidir qué ver esta noche en la cena; estamos hablando de construir pilares sobre los cuales se sostendrá la relación. Por ello es indispensable destinar un tiempo para sentarse a hablar, teniendo siempre en cuenta que será un ida y vuelta de ideas, lo que implica que necesitaremos destinar tiempo tanto a hablar como a escuchar.

Un acuerdo de pareja nunca debería realizarse a las apuradas, sino que lo más recomendable es olvidarse del reloj, del móvil y de lo que tengamos que hacer después; este es un tiempo que decidimos dedicarle a la relación con el fin de que esta continúe, y que lo haga de forma sana.

Aplicar la escucha activa: escuchar a la otra parte con atención y con toda nuestra receptividad es esencial para comprender lo que nos plantea. No es suficiente con simplemente dejar hablar a la otra persona, sino que debemos entender su punto y hacer todo lo posible por cumplir con la parte del trato que nos toque. Esto será mucho más sencillo si realmente escuchamos al otro con todos nuestros sentidos.

Respetar el punto de vista del otro: no siempre estaremos de acuerdo con los planteamientos de nuestra pareja, pero es fundamental que respetemos su postura. Si lo que nuestro compañero necesita es algo que solo requiere de nuestra parte una modificación en ciertos hábitos, que generalmente suelen estar relacionados con los celos, el control o el otorgamiento de espacios personales, entre otros aspectos similares, intentemos ser lo suficientemente abiertos mentalmente como para poder brindárselo.

Estos acuerdos que parecen tan sencillos, pueden perdurar y ayudarnos a crecer si somos capaces de respetar al otro como exigimos que nos respeten a nosotros. Cuándo nos ocupamos de nosotros, del otro y también de la relación! Si necesitas ayuda externa para mejorar tu relación de pareja consulta nuestro servicio de terapia de pareja.

Leave a Reply