Ansiedad

¿Cómo manejar la ansiedad en tiempos de incertidumbre? (Parte I)

By 16 marzo, 2021 No Comments

La ansiedad puede manifestarse como un estado que nos aleja del equilibrio emocional y, en ocasiones, también puede ser la otra cara de la depresión. En ambos casos, sus consecuencias pueden salirse de nuestras manos y desembocar en problemas de salud crónicos. En tiempos de incertidumbre, la ansiedad se potencia y necesitamos estrategias para lidiar con ella, y acerca de ellas estaremos hablando en este artículo.

¿Qué es la incertidumbre y qué genera en nosotr@s?

La incertidumbre es el miedo a lo que ocurrirá en el futuro. Suele emerger en nosotros cuando estamos atravesando una situación de cambios vertiginosos y constantes.
Lo que la incertidumbre nos lleva a sentir es un gran miedo al futuro, lo que hace que esperemos lo peor. Debido a esto, comenzamos a experimentar una serie de emociones desagradables, tales como la angustia y la ansiedad.

¿Por qué tendemos a esperar lo peor?

Pensar que la peor de todas las posibilidades existentes es la que se materializará, es un mecanismo de autodefensa que activamos de manera inconsciente para estar preparados si llegan a ocurrir situaciones adversas. El problema con esta forma que tiene nuestra mente de defenderse, es que nos hace pasar momentos desagradables y puede conducirnos a un estado mental de extremo nerviosismo, depresión o fuertes angustias, de forma automática.

El miedo a lo que vendrá y la necesidad de controlarlo todo

Las personas que más sufren de ansiedad ante una situación de incertidumbre son aquellas que necesitan tenerlo todo bajo control. Esta clase de personalidad no tolera bien los imprevistos y le cuesta aceptar que hay situaciones en la vida que se escapan de nuestro control.

¿Cómo lidiar con la ansiedad si siento incertidumbre?

A continuación, exploraremos una serie de técnicas para que puedas apaciguar tu ansiedad en tiempos inciertos y cambiantes:

  • Aceptar que no todo está bajo nuestro control: el primer paso para que la ansiedad no se apodere de nosotros es aceptar que no podemos controlar todo lo que ocurre en nuestra vida. Si bien siempre podemos hacer algo para modificar nuestro proceder, nuestra forma de pensar y nuestro sentir, es sumamente importante aceptar que hay circunstancias que se escapan de nuestra voluntad.
  • Identifica la fuente de tus emociones: la incertidumbre combinada con la ansiedad te genera una serie de emociones que muchas veces no las terminas de comprender. Una forma muy efectiva de lidiar con ellas, es identificarlas.

Por lo general, todas las interpretaciones se asocian al pasado. Ya sea un miedo que no hemos resuelto o un temor que hemos dejado que creciera, ahora se manifiestan con contundencia y nos llenan de ansiedad. En cambio, cuando identificamos de dónde vienen nuestras emociones, más fácil será gestionarlas con nuestra consciencia.

  • Evitar la rumiación del pensamiento: rumiar es un hábito mental que tiene desventajas, ya que consiste en llevar nuestro pensamiento a la situación que nos provoca malestar una y otra vez. Al practicar la rumiación, es muy sencillo entrar en un círculo vicioso de ansiedad, temor y angustia. Evitar que tus pensamientos tomen ese curso está en tus manos.

Aunque parezca que es tu mente la que te lleva a ese lugar de forma incesante, en verdad eres tú quien la lleva a ella, incluso a pesar de todos sus intentos por distraerte y sacarte de esa espiral de pensamientos que, lejos de ayudarte a estar mejor, te hará sentir cada vez mayor ansiedad.

De modo que, la próxima vez que tu pensamiento tome esos caminos, en vez de seguir dando vueltas en la cabeza acerca de lo mismo o luchar contra ello, tan solo permítele seguir su curso, observar con curiosidad la mente, con amabilidad como un observador que no juzga pero tampoco se ancla en el contenido de esos pensamientos.

  • Concéntrate en tus intereses: aquello que nos gusta, nos hace felices, además nos ayuda a concentrarnos en el aquí y el ahora. Si logras aceptar que lo único que tienes es el presente y que el ahora es lo único sobre lo que puedes ejercer un cierto control, entonces te será más sencillo dejar de intentar proyectarte hacia un futuro sobre el cual muy poco puedes hacer.

¿No hay nada que se pueda hacer para controlar el futuro?

Dado que el futuro no existe, sino que es una mera ilusión, la respuesta es no. Sin embargo, hay mucho que puedes hacer para llegar a él en mejores condiciones.
Una buena preparación y el entrenamiento de las herramientas psicológicas de las que dispones, te ayudarán a fortalecer tu personalidad para llegar al futuro con una preparación mucho mayor.
Puedes empezar a practicar la atención en el aquí y ahora, poner atención a tu cuerpo, a tu postura, a tu respiración a todo lo que sucede a nivel interno y externo en este preciso momento, para tranquilizar la mente y dejar de angustiarte acerca del futuro y poco a poco soltar tu necesidad de control. El fin es que puedas transitar por este período de incertidumbre conservando tu buen estado de salud mental.

Leave a Reply