Terapia GestaltTerapia pareja

La responsabilidad en nuestras relaciones

By 22 abril, 2016 No Comments

Las relaciones interpersonales son una fuente de alegría, satisfacción, sentimiento de pertenencia, amor en su significado profundo…  y a veces de todo lo contrario. Sorprende cuando las observamos con perspectiva, las relaciones profundamente dañinas que hemos soportado o tolerado. Aunque hay una cierta tendencia a etiquetar a ciertas personas como tóxicas, no nos parece un enfoque que aporte mucho para nuestro propio desarrollo personal ya que definimos a la persona tóxica como mala, su conducta nos hiere o molesta, debemos deshacernos de esa persona y nosotros no tenemos más responsabilidad que el haberla aguantado, pero esta es una simplificación injusta y peligrosa.

Las personas somos como piezas de un puzzle dinámico, siempre en proceso de cambio, y encajamos con otras piezas, a veces por un corto período de tiempo, a veces por uno bien largo… Es justo el espacio en común, el lugar en el que las piezas encajan entre sí, es decir la relación, lo que merece ser evaluado por nosotros, no la persona.

El vínculo, ese espacio en el que pueden ofendernos o herirnos, es el que hemos establecido entre los ambos y ambos somos responsables del resultado que la relación tiene sobre nosotros.

Pongamos consciencia en nuestros vínculos

Un dicho popular dice que “no nos ofende quien quiere, sino quien puede”. O dicho de otro modo, solo puede ofendernos aquel al que hemos autorizado en cierta manera para que pueda hacerlo. Por que hay personas que aunque intencionadamente hayan intentado herirnos no lo han conseguido. Así que podemos plantearnos algunas reflexiones sobre la calidad de nuestras relaciones que pueden arrojar algo de luz a cómo es el espacio del vínculo:

¿Hay alguien en la relación que decide en que términos se desarrolla y alguien que no?

¿Tengo claro lo que quiero de esta esta relación?

¿Y lo que no quiero?

¿Soy capaz de expresarle a la otra persona a lo que no estoy dispuesto?

¿Qué exijo yo al otro?

¿Qué me exige el otro?

La frontera de aquello que es saludable no es nada misteriosa. Si sabemos lo qué queremos tenemos que saber también transmitirlo a aquellos que nos importan. Conocernos bien a nosotros mismos y saber lo que queremos y no queremos es fundamental. A veces exigimos a los demás que actúen de formas que ni nosotros mismos éramos consciente de qué queríamos o de forma incoherente con ellos mismos. Por ejemplo invitamos a casa a unos amigos con hijos que sabemos que lo desordenan todo y nuestros amigos no les hacen recoger y, en cuanto se van los criticamos. ¡Pero si ya lo sabíamos! Y ellos ¿son conscientes de cuánto nos molesta? ¿O nos esforzamos en hacerles saber una y otra vez que no importa que desordenen los niños… hasta que salen por la puerta?

El vínculo que construyen dos personas es responsabilidad de ambas, así como cuidarlo y nutrirlo y también abandonarlo cuando nos duele, no nos sentimos respetados, o no nos aporta nada bueno. Nuestros psicólogos en Barcelona, especialistas en Terapia de Parejapueden ayudarte, también atendemos por Skype.

Leave a Reply