BienestarCrecimiento personal

Cómo puede la terapia ayudarte a encontrar tu vocación

By 25 julio, 2020 No Comments

En nuestro gabinete de psicólogos de Barcelona, una de las cosas que nos consultan es el tema de la vocación. ¿Qué es exactamente la vocación? La vocación es aquello en lo que deseamos invertir nuestro tiempo generalmente a cambio de obtener el sustento diario. Es decir, se trata de una decisión que nos llevará a ocupar más de un tercio de nuestra vida. Por lo tanto, no es algo para subestimar ni para tomar a la ligera. Al encontrar nuestra vocación, le estamos dando la bienvenida a nuestros deseos, así como también nos estamos aceptando a nosotros mismos.

Es más común de lo que pensamos el hecho de vivir y trabajar de espaldas esa actividad tan única y personal que nos gratifica y hace que podamos honrar a nuestro trabajo. Muchas veces la costumbre, la necesidad o el deseo complacer a los demás o la tentación de un sueldo oneroso en otra actividad que no sea la que llevamos en el corazón, nos puede llevar a una crisis en la que no sabemos hacia dónde dirigirnos en el ámbito laboral.

A continuación descubrirás cómo la terapia, te puede ayudar a hallar tu vocación, así como también cuándo es momento de actuar al respecto.

¿Cuándo la búsqueda de la vocación se convierte en crisis?

Toda gran decisión suele ser precedida por un período de reflexión. Del mismo modo que no compramos la primera vivienda que vemos ni nos casamos con la primera persona que nos parece atractiva, tampoco elegimos nuestra vocación de forma trivial. Es normal y esperable pasar por un momento de búsqueda. Sin embargo, es crucial darse cuenta cuándo esa exploración personal se ha anquilosado o la hemos dejado de lado sin darnos cuenta. Las señales que nos muestran que necesitamos ayuda para encontrar esa actividad en la cual querremos volcar nuestro tiempo son:

  • Sensación de que no estamos yendo hacia ningún lado en lo laboral.
  • Encontrarse perdido en el trabajo.
  • Sentir que podemos dar más de lo que estamos dando en el trabajo.
  • Aburrimiento o agobio durante la jornada laboral.
  • Pensamientos obsesivos acerca del fin de semana, de las vacaciones o de la edad del retiro.
  • Sentir el trabajo como un peso o como una obligación constante.

Contrariamente a lo que algunas personas aún pueden llegar a creer, el trabajo no debe ser un yugo, sino un lugar en el que nos podamos sentir nosotros mismos. Si este no es tu caso, te proponemos dejarte ayudar por la terapia, para ir de un punto de incertidumbre y angustia, a uno en el que seas dueño de tus decisiones en el terreno del trabajo.

Por qué hacer terapia es una respuesta para encontrar la vocación

  • Te libera de los sentimientos de culpa: no es inusual que las personas emprendan un camino laboral trazado por su familia. Esto sucede con mucha frecuencia cuando ambos padres comparten la misma profesión o cuando existe una empresa familiar. En estos casos, cortar con la tradición genera en la persona un gran sentimiento de culpa. Sin embargo, con la terapia puedes salir de esa zona de culpabilidad y sembrar el terreno para decidir tu propio destino.
  • Redefine tus prioridades: dejar la vocación de lado es apartar una de las prioridades de nuestra vida. No obstante, la terapia psicológica te ayuda a abrir un abanico de alternativas ante ti para que decidas qué es importante y qué no.
  • Te ayuda a soltar: es posible que no te decidas a transitar el camino de tu vocación por miedo a ser rechazado por los tuyos. Esto muestra una necesidad de lograr un amor más sano en los vínculos que te importan.
  • Te ayuda a encontrar tus valores: tu vocación es la forma de expresar tus valores. Si te gusta la docencia o el trabajo social, puede ser que tus valores se basen en la solidaridad; si prefieres crear imágenes, historias o figuras a partir de un lápiz, un papel o un poco de arcilla, tus valores pueden estár orientados hacia la libertad y los sueños. Cada código de valores es único y tan válido como el otro. Solo necesitas encontrar el tuyo y no permitir que los prejuicios los aparten de tu camino.
  • Te lleva a autovalorarte: otra razón por la que las personas no se aventuran a desarrollar su vocación y llevarla a la práctica, es porque temen no ser suficientes para eso que aman hacer. Frases que suenan en nosotros desde nuestra infancia, tales como “eres poco paciente,” “no entiendes nada” o “no podrás,” se van internalizando de tal forma que terminamos por creérnoslas. Afortunadamente, son solo ideas y puedes quitarles el poder que de niño o de jóven les has dado. La terapia psicológica te ayuda a cambiar esas creencias limitantes y descubrir el adulto que en realidad eres y sentirte satisfecho contigo mismo.

Leave a Reply