Skip to main content

Si algo vemos los psicólogos que formamos el gabinete en Barcelona, es que cada día se hace más evidente que las vacaciones son imprescindibles para sentar las bases de un estilo de vida saludable. Esta teoría cobró más vigencia aun ante los casos de karoshi (muerte por exceso de trabajo) en Japón.

Tomarse un par de semanas alejados de hogar, de la rutina, del trabajo y de las demás responsabilidades, lejos de Barcelona o nuestra ciudad, nos permite recargar las baterías para ser capaces de rendir, tanto física como psicológicamente, durante los once meses y medio que tenemos por delante.

Sin embargo, existe una condición que podría llegar a contrarrestar todos los beneficios de las bien merecidas vacaciones. Su nombre es síndrome post vacacional y viene escoltado por un abanico de síntomas destinados a hacer de nuestro regreso un calvario.

Si pensabas que eras la única persona en el mundo que se sentía injustificadamente terrible después de unos días de vacaciones, este artículo es para ti. En nuestra consulta de psicólogos en Barcelona tratamos cantidad de casos así, sobretodo en septiembre.

A continuación conocerás los síntomas y las soluciones para un síndrome que seguramente quieres erradicar de tu vida.

Qué es el síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional es una condición psicosomática que genera depresión y ansiedad en el trabajador que vuelve de sus vacaciones y se reincorpora a la rutina laboral. Además de estos dos síntomas, genera muchos otros y puede durar hasta por doce semanas después del retorno.

Es más sufrido por las mujeres que por los hombres. Las personas más susceptibles de padecerlo son aquellas que no disfrutan de su trabajo o que se sienten estancadas en él.

¿Cuáles son las causas del síndrome postvacacional?

Las causas son simples y derivan del mismo proceso de vacaciones:

  • Regreso al entorno en el que vivimos
  • Reincorporación a la rutina de trabajo

Desconectarse unos días puede llevar a engañar a la mente, haciéndole creer que este estado de bienestar y descanso será permanente. Por lo tanto, el impacto de volver a lo que no nos agrada tanto, es fuerte y la mente lo resiste.
Las personas que encuentran satisfacción en su trabajo y en su vida cotidiana no sufren de este síndrome, o lo hacen de una forma mucho más sutil. Lo que genera resistencia es volver a lo que produce angustia y malestar.

Síntomas del síndrome postvacacional

  • Depresión o tristeza
  • Ansiedad
  • Apatía
  • Dificultad para concentrarse
  • Somnolencia
  • Insomnio
  • Irritabilidad
  • Problemas digestivos
  • Dolores musculares y articulares
  • Fatiga

hombre dentalte su ordenador con sindrome postvacacional

Como se puede apreciar, los síntomas abarcan malestares tanto físicos como psíquicos, incluso también pueden presentarse manifestaciones opuestas, tales como la somnolencia y el insomnio. Padecer de este síntoma no solo afecta a la persona, sino también a quienes conviven con él, ya que son quienes reciben la irritabilidad y los cambios de humor de forma directa.

Veamos qué hacer para prevenirlo y para que la transición a la vuelta a la normalidad sea lo más apacible y gratificante posible.

El consejo de los psicólogos en Barcelona de Terapia Gestalt: Prevenir y eliminar el síndrome postvacacional

  1. Regresa de forma anticipada: una de las peores decisiones que podemos tomar es bajarnos del avión en la noche para reincorporarnos al trabajo a la mañana siguiente. Lo ideal es volver unos días antes del reintegro al trabajo. Sabemos que eso implica sacrificar días de las tan preciadas vacaciones, pero es una medida que te beneficiará en lo relativo a alejarte del malestar asociado al retorno al trabajo. Es muy difícil para la mente y para el cuerpo hacer una transición tan drástica en pocas horas.
  2. Planificación y organización: una vez vuelvas a tu vida cotidiana, organiza todo lo referente al trabajo. Organiza los papeles, actualiza los correos electrónicos, comunícate con tus colegas y mantente al tanto de lo que ha estado ocurriendo en estos días. Esto te ayudara a saber qué esperar cuando estés en tu trabajo. Saltarse este paso puede jugarte en contra, ya que la mente es muy traicionera y nos puede llevar a pensar que todo estará mucho peor de lo que realmente está.
  3. Vuelve a la rutina antes que al trabajo: es muy importante adaptar la rutina a lo que será “a partir del lunes.” Vuelve a armar los horarios para las comidas, para levantarte, para irte a dormir y para organizar la rutina de los niños, si los tienes. Resulta mucho más fácil adaptarse a la vuelta a la normalidad cuando empezamos a hacer vida normal antes de realmente necesitarlo.
  4. Haz ejercicio: la actividad física nos aleja del estrés y nos hace llegar cansados a la noche. Te ayudará significativamente una vez estés trabajando nuevamente. Además, libera endorfinas y te brinda una sensación de bienestar muy placentera.
  5. Comienza una nueva actividad que te guste: el regreso de las vacaciones es el mejor momento para retomar un hobby. Así como debes dedicarle todo el día a tus obligaciones, la mente recibe muy bien el hecho de que te permitas un espacio solo para ti y para centrarte en lo que te gusta.
  6. Capacítate en un área profesional que te guste: tal vez sea el momento de formarte en algo que has venido postergando durante mucho tiempo. Este paso, te llevará al siguiente.
  7. Considera buscar otro trabajo: como mencionábamos anteriormente, una de las causas por las que se sufre de síndrome postvacacional es por no sentirnos a gusto en el trabajo que tenemos o que hacemos. Si cuentas con la ventaja de tener un empleo, eso te permitirá un mayor margen para buscar con tranquilidad y para evaluar cual trabajo aceptar y cual no. Si encuentras el trabajo que guste, es muy probable que el próximo año no vuelvas a sufrir del síndrome posvacacional.
    Si necesitas una ayuda extra, no dudes en contactar con nuestro gabinete de psicólogos en Barcelona. Podremos ayudarte a recuperar la energía y las ganas de afrontar nuevos retos.

Leave a Reply