Crecimiento personalTerapia Gestalt

Propósitos de año nuevo y la zona intermedia

By 2 enero, 2017 No Comments

Imagen

Los rituales de año nuevo son típicos en muchas culturas: revisamos lo conseguido durante un período y proyectamos el siguiente, con la intención de mejorar los aspectos de nuestra vida que creemos que podemos o debemos hacerlo.

Hacer propósitos para el nuevo año no es, de por sí, una buena o una mala costumbre, pero quizás no nos hemos parado nunca a reflexionar un poco sobre ello y la Gestalt nos ofrece algunos puntos de vista que nos parecen interesantes para hacerlo.

Los propósitos para el futuro son un indicador de que nos importa lo que hacemos y cómo lo hacemos y que tenemos intención de ponernos manos a la obra para progresar, ya sea en nuestras relaciones, en nuestro trabajo, en nuestra forma de vivir… Es también un modo de revisar nuestra escala de valores y observar nuestras prioridades, reflexionando sobre lo que es importante para nosotros.

Si bien éste proceso es muy positivo, corremos el riesgo de quedarnos en lo que la Gestalt denomina “la zona intermedia”. Todos nosotros vivimos tres realidades: la externa, la interna y la intermedia. Ésta última se refiere a todo aquello que sucede en nuestra mente: lo que pensamos, lo que imaginamos, las fantasías, los deseos, las revisiones que hacemos de aquello que ya ocurrió, las proyecciones sobre cómo será el futuro…

La zona intermedia es pues, la realidad que se produce al margen de las otras dos realidades, en la que situaríamos los planes y objetivos que nos proponemos para el próximo año. No hay nada de positivo ni negativo en dedicar un tiempo a pensar en nuestro futuro próximo y a plantearnos objetivos, por el contrario, es necesario.

Las dificultades pueden aparecen por diversas razones, como que nos quedemos demasiado tiempo en ese espacio, dándole vueltas a las cosas y ajenos a las otras realidades o, especialmente, poniendo nuestras expectativas en que las cosas, por haberlas planificado exhaustivamente, saldrán como nosotros las hemos pensado.

La zona intermedia es también la de la necesidad de control, donde mentalmente evaluamos los pros y los contras de nuestros planes, como si por pensar en todas las posibilidades existentes pudiéramos hacer que las cosas ocurran exactamente como deseamos. Pero la realidad nos demuestra que rara vez las circunstancias se dan tal cual las hemos planificado.

Hace dos semanas charlando con una amigo terapeuta salió en la conversación éste tema y le comenté cuál sería mi propósito para el 2017. Cuando lo dije sentí que era un gran descubrimiento, aunque me sonaba familiar como si ya me lo hubiese planteado otros años… Al día siguiente recordaba el momento de la charla, las emociones, pero no podía recordar el propósito comentado. Y sigo sin recordarlo! Entonces ¿para qué marcarme objetivos?

Hagamos un símil con un viaje: del último viaje, el año que está a punto de finalizar, hemos aprendido seguro un gran número de cosas, hemos cambiado hábitos, hemos iniciado nuevas relaciones, finalizado otras… Para iniciar el siguiente viaje, el año nuevo, tomamos todo lo vivido y sobre ello, planificamos la que creemos que será la mejor ruta para llegar a nuestro destino cómo queremos ser nosotros, cómo queremos que sea nuestra vida.

Para ello tomamos un mapa, guías de viaje, consejos de otros viajeros, hacemos reservas, pensamos en las mejores fechas, en el equipaje… pero lo más importante es llevar siempre con nosotros de forma consciente nuestra flexibilidad y capacidad de adaptación, para no angustiarnos cuando surgen los imprevistos. La flexibilidad y la capacidad de adaptación se encuentran en el presente, en las realidades interna y externa que ocurren en el aquí y en el ahora.

Preparamos nuestra travesía por el nuevo año, sumando lo ya vivido a nuestros anhelos y objetivos sin olvidar, que cuando surja lo inesperado, tenemos en nosotros todo lo necesario para adaptarnos a ese aquí y ese ahora con el que sea que la realidad nos sorprenda.

¡Feliz año nuevo!

Seguimos juntos con nuestro equipo de  psicólogos en Barcelona para ofrecerte siempre lo mejor. Especialistas en Terapia Gestalt y otras corrientes humanistas.

Leave a Reply