Crecimiento personalTerapia Gestalt

¿Cómo puedes gestionar el enfado y la rabia de manera sana?

By 13 julio, 2018 No Comments


La rabia es una emoción que altera nuestro ánimo de manera intensa y pasajera y suele ser bastante complicada de manejar.

Se trata de una emoción básica que aparece en muy diversas ocasiones, sobre al todo al sentir que algo nos molesta y también cuando vemos amenazada la consecución de un objetivo que nos hemos propuesto.

Desde el punto de vista fisiológico, cuando la rabia aparece el corazón comienza a latir más deprisa, y también respiramos más rápidamente.

La adrenalina se dispara y el organismo parece que se prepara para una respuesta enérgica y veloz.

Nuestro cerebro acelera sus pensamientos al mismo tiempo y se suelen reforzar en esas ocasiones las ideas irracionales. Es un mal momento para la toma de decisiones.

Se considera que la rabia tiene diferentes funciones y formas:

  • Una rabia sana es una respuesta de adaptación normal ante una situación amenazante. Sucede cuando el organismo se prepara y se pone alerta con el fin de lograr los objetivos que se ha marcado, lo que supone movilizar todos los recursos energéticos disponibles.
  • La rabia también puede darse sin que haya un estímulo que la provoque, o sin que la energía acumulada persiga ningún objetivo. En este tipo de emoción hay dos vertientes:

  • La rabia activa, que es aquella en la que la persona reacciona de modo desproporcionado y adopta un comportamiento desagradable, lo que provoca consecuencias nefastas para las personas de alrededor y para la persona afectada.
  • La rabia pasiva, que es perjudicial para quien la siente porque se recurre al victimismo, a la tristeza, a la culpa y a empoderar al crítico interno hasta niveles excesivos. En muchos casos esta rabia se dirige hacia uno mismo y puede causar incluso depresión.

Todos hemos sentido alguna vez esta emoción porque todos alguna vez nos hemos enfadado.

Enfadarse es fácil, es una respuesta natural a determinados estímulos, lo que sucede es que algunas veces nos quedamos enganchados mucho tiempo a una emoción, alimentándola con pensamientos y sin poder soltarla.

Y nos damos cuenta de que en esos momentos no es tan fácil gestionar esa rabia, ese enfado, para que tenga sentido. Por ejemplo la rabia podría estar avisándome de que tengo que decir NO a algo que me esta molestando o poner un límite.

¿Cómo puedes enfrentarte a esa emoción tan poderosa y no perder los papeles?Aquí van algunos consejos para que pruebes a ponerlos en práctica la próxima vez:

  1. Respira profundamente y trata de alejarte de aquello que incrementa tu rabia, aunque sólo sea unos segundos, con el fin de recobrar la calma y el control de ese cerebro que dispara sus pensamientos tan deprisa.
  2. Trata de ver la situación desde fuera, como si tú fueras un mero espectador: ¿es proporcionada tu reacción? ¿Cómo puedes reaccionar de manera útil?
  3. Si notas que tu cuerpo está cargado de energía y que necesitas gritar, hazlo a solas, descarga tu energía con música de tambores y pisa fuerte en el suelo y luego intenta imaginar un lugar en calma y visualízate en él para evitar pensar en lo que te ha enfadado.

  4. Haz deporte. Si entras en cólera a menudo por estrés o por otras razones la manera de deshacerse de ese exceso de energía es desconectar, cuidarte y elegir un deporte que se adecúe a ti y te guste. Practícalo a menudo para que tu cuerpo esté más relajado. Notarás la diferencia.
  5. Verbaliza lo que sientes con mucho respeto, midiendo las palabras. Si no eres capaz en un primer momento, espera un rato. Pero cuando te hayas calmado, utiliza la comunicación no violenta para hacerle saber a la persona que te ha hecho sentir así qué es lo que te ha sucedido de manera empática y tranquila.

  6. Escucha música relajante que te ayude a liberar tensión.
  7. Escribe tus pensamientos y emociones, dibuja, toca algún instrumento o lleva a cabo aquella afición que te permita expresar lo que tienes dentro, como por ejemplo el teatro. Crea algo bonito, en lugar de crearte o crear problemas.
  8. Practica meditación e intenta ser consciente de cada momento que vives.
  9. Habla de lo que sientes con personas con las que tengas confianza, para poder aceptar poco a poco, las cosas como son.
  10. Trata de distraerte y de divertirte para evitar pensar en aquello que te provoca esa emoción. La alegría es una emoción que puede ayudarte a salir de la rabia si notas que te has quedado enganchado a eso.

Todos sentimos rabia y está en la mano de cada uno la decisión de cómo gestionarla para evitar hacernos daño y hacer daño a los demás.

Nuestro gabinete de psicólogos en Barcelona cuenta con profesionales capaces de ayudarte a gestionar ésta y otras emociones. Somos especialistas en Terapia Gestalt y otras corrientes humanistas y te ofrecemos la primera visita gratuita. Ven a vernos y empieza a cambiar tu vida.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Leave a Reply