Terapia GestaltTerapia pareja

Ganar confianza y estar a gusto.

By 14 febrero, 2018 No Comments

Cada uno puede reconocer en sus diálogos interiores la voz de la exigencia y la voz que evalúa lo que hacemos o dejamos de hacer, que nos dice si le gustó, o no, nuestro comportamiento. Este tipo de evaluación esta muy presente en nuestra vida, la tenemos todos los seres humanos y nos fue útil para crecer y aprender, pero es necesario que retome su rol de guía y ayuda, y deje de generarnos mal estar con nosotros mismos y con los que nos acompañan en el camino.

La evaluación interna puede ayudarnos a corregir errores y optimizar aciertos para lograr un aprendizaje. Su intención es buena solo que a menudo la manera que tenemos de evaluarnos a nosotros mismos es la principal fuente de malestar y sufrimiento.

Cuando nuestra  evaluación interna es inmadura nos descalificamos y criticamos, dando lugar a un conflicto interno doloroso que mina la confianza en nosotros mismos y tiene efectos en nuestra forma de afrontar las relaciones, aumenta nuestra inseguridad y nuestro miedo al fracaso.

La frustración es parte de la vida

Cuando las cosas no nos salen como nos gustaría es probable que la primer reacción sea de frustración, y esto dispara de forma casi automática, una descalificación interna hacía nosotros mismos, que no nos ayuda. Si no podemos evitar esta primer reacción, por lo menos podemos tener a mano una segunda respuesta: reconocer lo que no nos agrada sin maltratarnos y valorar lo ocurrido como una oportunidad para seguir aprendiendo y creciendo. Siempre estamos aprendiendo!
Por más frustrante que sean las cosas generalmente podemos soportar esa frustración e igualmente disfrutar de otros aspectos de la vida y seguir adelante. Hay muchas situaciones en las que es necesario relativizar, reírme un poco de mi misma, darme tiempo, ir más despacio o simplemente parar, observar e interpretar las frustraciones como hechos naturales de la vida, para abrirme a lo inevitable y aprender con ello.

Aceptar la inseguridad para superarla

Para ganar seguridad tengo que aceptar mi propia inseguridad y eso me ayudará a estar con los otros. Es verdad que queremos mejorar, sentirnos seguros, caminar con un paso equilibrado, pero necesitamos las condiciones interiores adecuadas para que ello ocurra. La inseguridad es la vivencia de sentirse sin recursos para resolver los desafíos que se puedan presentar. La inseguridad puede inhibirnos y bloquearnos, pero una confianza sólida se experimenta cuando uno incluye como probabilidad a la inseguridad, es decir aceptar que habrá momentos en que me sentiré inseguro, porque eso es casi inevitable y la imperfección es propia de la condición humana.

El compromiso conmigo misma es: no poner en juego mi propia autoestima en cada cosa que hago, es decir, que mi valoración como persona no dependa de los resultados que obtenga, que mi propia estima no cambie según los vientos que soplan o lo que digan de mi. Eso no quita tener la humildad para ver mis limitaciones y escuchar a los demás para aprender.

El respeto hacía uno mismo

 La evaluación interna es inevitable pero solo puede ser de ayuda si la hacemos desde el respeto hacía nosotros mismos, éste es uno de los rasgos más significativos de la madurez psicológica.

Una buena dosis de autoestima es fundamental, pero sin pasarme ya que la falta de autoestima puede ser tan perjudicial como un exceso que nos lleve a la pedantería o a la soberbia. Es importante no confundir la autoestima con el narcisismo, ni la humildad con el menos precio, o ni el valor con la arrogancia.

Se trata de ser honestos con nosotros mismos brindarnos una cuota de reconocimiento interno que nos ayude a ganar confianza. Esto no excluye buscar ayuda externa cuando sea necesario. Hablar con un profesional de los temas que nos preocupan es una manera de encontrar alivio y soluciones cuando el sentimiento de agobio es grande y ya no podemos solos. También nos ayuda cultivar relaciones donde dar y recibir valoración y apoyo, para lograr un desarrollo sano en las relaciones, en la pareja y entre nosotros.

En nuestra consulta de psicólogos en Barcelona, podemos ayudarte. Desde la Terapia de pareja para lograr un equilibrio y bienestar para ambos, la primera visita es gratuita.

Leave a Reply