BienestarCrecimiento personalPsicoterapia individual

Emociones I: lo que podemos aprender sobre nosotros mismos.

By 13 noviembre, 2018 No Comments

Para un momento. Para de verdad. Respira. No, deja de pensar en eso. Céntrate en tu respiración. Sé consciente de que tus pensamientos secuestran tu concentración, y pon toda la atención en inspirar y en soltar el aire. Es importante. Vuelve a intentarlo.

La tríada formada por las emociones o sentimientos, los pensamientos asociados a las mismas y nuestra actitud al respecto es muy especial. Su equilibrio es complicado, muchas veces olvidamos o desconocemos su funcionamiento, y es una pena que así sea, ya que de su funcionamiento depende en gran parte nuestro bienestar.
El ser humano tiene diversas emociones, afectos, pasiones, sentimientos: tristeza, rabia, frustración, miedo, inseguridad, culpabilidad… también alegría, amor, satisfacción, serenidad… Algunas son agradables y otras no tanto, pero todo lo que sentimos tiene una función adaptativa. Aquellas emociones que nos hace sentir bien producen recompensas inmediatas en nuestro cerebro, y su presencia es como cuando algo está activado para que todo vaya bien: a veces no las notamos porque estamos programados para eso.

Sin embargo, las que nos hacen sentir mal… no solamente producen una tensión puntual asociada a un nivel de alerta determinado, sino que mantenidas en el tiempo desembocan en estrés, ansiedad e incluso depresión.

Pero… ¿qué produce las emociones? Algunos responderían la realidad, pero esa palabra es muy relativa. Todos tenemos filtros a través de los cuales vemos la realidad. Ante un mismo evento, varias personas sentirán y pensarán cosas totalmente diferentes dependiendo de su forma de ser, de las experiencias de vida que hayan acumulado, de su educación, de sus traumas… Y estas gafas a través de las cuales vemos el mundo son las que producen los pensamientos, que influyen en nuestra manera de sentir.

Muy a menudo, cuando somos incapaces de concentrarnos en el presente, nuestro cerebro decide ir por libre. Somos especialmente propensos a poner el piloto automático cuando caminamos por la calle, cuando conducimos, o simplemente cuando estamos aburridos (y no tenemos un móvil cerca que secuestre nuestra atención).

En esos momentos tenemos pensamientos de los que a menudo no nos percatamos. Suelen tratar sobre el pasado —y pueden hacernos sentir nostalgia, insatisfacción…— o sobre el futuro —y hacernos sentir miedo—. Esta maquinaria escondida, mucha veces inconsciente, puede hacer daño si no nos percatamos de su presencia. Por eso ayuda prestar atención al presente y aprender a concentrarse, porque si no estaremos padeciendo lo que se llama “sufrimiento inútil”.

La tercera parte a tener en cuenta es nuestra actitud. Nuestras acciones son el resultado de que nuestro cerebro interprete la realidad a través de sus filtros y sintamos la emoción correspondiente. La mayoría de las veces lo que hacemos pasa también un segundo filtro —este filtro es el resultado de nuestra actitud, en la manera de gestionar lo que nos pasa, a partir de la presencia, la conciencia y la responsabilidad personal—, pero hay ocasiones en las que no existe filtro alguno bien por la carencia de ese tipo de gestión, bien por traumas u otros problemas, que no nos permiten actuar de otra manera.

Es el caso de las personas que reaccionan con violencia ante la rabia o la frustración o las personas que se sienten desbordadas ante el miedo y sufren ataques de ansiedad. El filtro de nuestra actitud no es otra cosa que uno de los aprendizajes más importantes de la vida: la gestión de las emociones.

¿Crees que careces que no sabes gestionar tus sentimientos y emociones? ¿Se te ha ido alguna situación de las manos y crees que podrías gestionarla mejor si pudieras ver con más claridad lo que sientes? ¿Sufres tensión desde hace tiempo o padeces alguna situación insostenible que te impide ser feliz?

Nuestro gabinete de psicólogos en Barcelona puede ayudarte. Atrévete a dar el paso y verás cómo puede mejorar tu vida. En la siguiente parte del post trataremos la ansiedad

Leave a Reply